Una escapada a la playa de Londres: Brighton

brighton pier

Como en el post anterior os hablaba de Londres, hoy voy a aprovechar que estamos por tierras inglesas para hablaros de una acogedora ciudad que podéis visitar cuando vayáis allí. ¿Os apetece acompañarme? Pues allá vamos 🙂

Llegué a Brighton una mañana de principios de junio del año pasado. Mi amiga Andrea, a quien conocí en Boston (y uno de mis grandes apoyos en los States), estuvo viviendo allí medio año y, bueno, como ya sabéis que “no me gusta nada viajar” 😛 decidí que ya iba siendo hora de hacerle una visita.  Sigue leyendo

Next stop: Londres. Un té con pastas, por favor

Big Ben y parlamento

¿Habéis visto Love Actually? Estoy segura de que la conocéis, pero si no, os la recomiendo absolutamente. Y es que trata de una de las mejores comedias románticas de los últimos años, además de ser uno de mis filmes favoritos, y uno de los pocos que me gusta ver en Navidad. Está ambientada en Londres, por lo que (aunque la ciudad no sea más que un personaje secundario de la misma) la película sí que aporta breves pinceladas, tanto de determinados monumentos o lugares, como del carácter típicamente británico. Sigue leyendo

Bonjour, París! Un recorrido por la Ciudad del Amor

5

La primera vez que estuve en la Ciudad del Amor, no fue con mi novio, ni tampoco fui para enamorarme. Y es que cuando una tiene ocho años, básicamente piensa en otras cosas como las Barbies, los PollyPockets y demás cositas con las que jugaba en mi más tierna infancia. Por eso, cuando fui allí por primera vez, la vi con unos ojos muy distintos a los de la segunda. Habíamos ido a Disneyland cinco días y, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, decidimos escaparnos un día a París, La France porque tenía ganas de conocerla. Como podréis imaginar, mis recuerdos sobre ese viaje son vagos no, lo siguiente. Es más, para que os hagáis una idea, en cuanto a recuerdos, la Torre Eiffel estaba en mi cabeza cual acuarela a la que le echan encima un vaso de agua, es decir, bastante borrosa y diluida… y eso que era el recuerdo más claro que tenía de la ciudad. Sigue leyendo

Descubriendo un nuevo mundo: Boston, allá voy

Boston-our-Home

Como lo prometido es deuda, hoy os voy a contar cómo fue mi estancia en Boston. Aunque para ser más concreta, y por si no habéis leído mi anterior post, aclararé que no fue una escapadita de unos días, sino más bien una desaparición temporal, ya que estuve por allí unos dos meses. Era la primera vez que estaba en Estados Unidos, y nada más poner pie en tierra, lo primero que hice fue alucinar en colores por haber logrado llegar hasta allí yo sola. Lo segundo, mosquear a un policía que estaba en la sala de recogida de los equipajes, y eso que no hice nada. No obstante, el hombre se puso hecho un basilisco en cuanto vio que sacaba el móvil y lo encendía. Nota importante: no se os ocurra hacer esto en EE.UU. hasta que hayáis pasado la aduana al menos, pues no estoy segura al 100% si está prohibido, pero desde luego evitadlo, si no os apetece meteros en problemas, y que os miren con cara de malas pulgas.

Sigue leyendo

¿Miedo a volar? ¿Yo? Para nada

french-kiss-1995-01-g

Tal y como le pasaba a Meg Ryan en French Kiss, siempre pensé que cuando cruzara el Atlántico por primera vez necesitaría tomarme algún tipo de tranquilizante para no ir atacada de los nervios. No sé si os pasará a muchos de vosotros, pero a mí, más o menos desde siempre, me ha dado un poco de yuyu el avión. Por eso, el hecho de verme volando durante al menos seis horas sin que hubiera nada debajo, más que millones y millones de litros de agua, era algo que me provocaba una ansiedad horrible… Que sí, que dicen que el avión es el medio más seguro que hay, y todo lo que queráis, pero eso en mi cabecita no acababa de entrar. Sigue leyendo